¿Y si no te gusta estudiar?

23 Jun 2019
Nuestro blog
0 Comment
¿Y si no te gusta estudiar?

No todos lo tenemos tan claro como los demás esperan. Si no te gusta estudiar, hay otras opciones y puede que necesites más tiempo para encontrar una vocación.

no te gusta estudiar

Puede que no te guste estudiar. Puede que hayas terminado toda la enseñanza obligatoria y hasta te hayas presentado a la Selectividad porque es lo que se espera de ti, lo que hacen tus amigos o lo que te dicen tus padres, pero hacer todas esas cosas por presiones sociales tal vez te produzca una gran frustración interna y muchas dudas.

Hay que elegir muy pronto

El sistema está pensado para que sigamos un curso de madurez establecido hace varias generaciones: cuando la gente tenía su vida hecha a los 20 años y a los 30 estaban pensando en cómo ascender en su trabajo y ya criando varios hijos. La sociedad nos empuja a ser productivos cuanto antes para mantener la máquina en funcionamiento, pero ni todos maduramos a la misma velocidad ni todos tenemos una vocación clara desde la infancia.

Lo que pasa es que, llegados a este punto, hay que elegir y hay que hacerlo bien. No podemos cambiar la sociedad ni podemos vivir del aire o de nuestros familiares por la cara, así que no queda otra que hacer algo.

¿Qué opciones tienes?

Esto es lo que en lo que tienes qué pensar:

¿Realmente no te gusta estudiar? Puede que no te haya gustado el colegio o el instituto, puede que no te hayan interesado la mayoría de las materias, puede que no sepas qué hacer con tu vida y estudiar sin un fin concreto te haga sentir perdido.

Si lo que pasa es que no te llama la atención ninguna carrera, pero te han gustado algunas asignaturas que has cursado a lo largo de tu vida, entonces necesitas un plan B:

Quizá sea el momento de parar. Puede que necesites un año sabático o dos para ver realmente qué quieres hacer, pero sin tirar la toalla. Una cosa es que sepas que no te gusta estudiar y otra que solo te guste estudiar algunas cosas. Usa este tiempo para hacer una investigación, para observar distintas profesiones y ver cuál te gustaría hacer en un futuro. Viaja, aprende idiomas, conoce otras realidades y vuelve con las ideas más claras.

Tienes que tener en cuenta la economía familiar, porque tus padres no tienen por qué subvencionar algo así, pero si buscas bien, seguro que encuentras muchas opciones. Puedes ir a hacer voluntariado a cambio de comida y alojamiento, puedes viajar a las antípodas para trabajar de temporero por un sueldo más que digno que te permitirá ahorrar mientras haces una inmersión lingüística impagable, puedes trabajar de aupair, puedes buscar trabajos no cualificados en otros países… Lo importante es que este tiempo sea una inversión en tu futuro, un aprendizaje que te permita conocerte más y encontrar tu camino.

Si por cargas familiares u otras cuestiones no puedes irte, aprovecha este tiempo para hacer cosas que te interesen dentro de tu ciudad. Busca distintos trabajos y no te quedes mucho tiempo en ninguno. Se trata de que experimentes, no de que te acomodes. Busca voluntariados en tu zona, ve a encuentros de intercambio de lenguas, habla con profesionales de distintos sectores y pregúntales sobre sus experiencias, lee, investiga, aprende, haz cursos del INEM, ve a exposiciones, a congresos o a donde quieras, pero no te pares y te quedes jugando a la PlayStation en el sofá, porque es importante que aproveches el tiempo aunque no sea como los demás esperan que lo hagas.

¿Y si realmente no te gusta estudiar?

En eTítulo creemos que estudiar una carrera universitaria es una experiencia maravillosa. Que el acceso a la educación nos abre un mundo de conocimientos que nos mejora como personas, que nos permite alcanzar todo nuestro potencial y nos prepara para tener una mejor visión del mundo, pero sabemos que eso no depende solo de estudiar una carrera, sino de la voluntad y la curiosidad del alumno para ir más allá y apasionarse por lo que hace.

Si ahora mismo sientes que eso no es para ti, si sabes que no te gusta estudiar, no te hace feliz y tienes una vocación más técnica, entonces no hay más que hablar. En cualquier sociedad se necesitan médicos, profesores, ingenieros, científicos o artistas, pero en la misma medida se necesitan cocineros, mecánicos, profesionales de la limpieza, basureros, fontaneros o electricistas. Pensar que unas profesiones son más valiosas que otras es una construcción social clasista y elitista.

Lo único que podemos decirte es que hagas aquello que te satisfaga más y que te prepares bien: si quieres ser mecánico, estudia, si quieres ser cocinero, electricista, peluquero o fontanero, también. Fórmate adecuadamente para ser bueno en tu profesión y disfrutarla.

Y quédate con una cosa importante: las decisiones que tomas ahora no son tan determinantes como te las pintan. Quizá después de unos años trabajando en un taller, decidas que quieres hacer Ingeniería; tal vez tras trabajar un tiempo en restauración, optes por estudiar Turismo. Nada es inamovible y nunca es tarde.

Escrito por  root

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *