Cómo estudiar para septiembre sin enterarte
17 Jul 2019

Cómo estudiar para septiembre sin enterarte

¿Tienes exámenes en septiembre? Pues mejor empieza a estudiar ya y así no tendrás la sensación de que te has quedado sin vacaciones.

 septiembre

De ti depende

En verano no hay que ir a clase, ni estamos agobiados con trabajos académicos y es muy fácil caer en la rutina de no hacer nada o pasarnos el día por ahí, pero con un pelín de organización y voluntad, dará tiempo a hacerlo todo y a sacar buenísimas notas en septiembre.

El método

Lo primero que tienes que hacer es crear un buen horario, seguirlo a rajatabla y hacerte con todos los apuntes que te falten. Quizá los primeros días te cueste un poquito, pero enseguida te harás con ello. Reserva dos jornadas a la semana solo para ti (porque todos necesitamos desconectar un poco) y organiza el tiempo de los cinco restantes para que puedas hacer un poquito cada día.

Tienes que ver de cuántas asignaturas vas a tener que examinarte en septiembre, claro, porque no te llevará lo mismo preparar tres que siete. Más o menos, calcula una hora de estudio diario para cada una y dos para las que te resulten más complejas. Pierde un día en hacer un estupendo calendario de estudio y cuélgalo en tu pared con las fechas de exámenes marcadas en rojo y ve descontando los días y evaluando tu progreso. Recuerda premiar tu propio esfuerzo haciendo otras cosas que te hagan sentir bien, así te será menos complicado ponerte a estudiar.

Mentalízate

Tu actitud es lo más importante. En realidad, estudiar es muy divertido si aplicas diferentes técnicas de estudio, lo ves como una forma de aprender cosas nuevas y tratas de disfrutarlo como si fuese un juego de quiz. Desde luego que hay asignaturas más pesadas, pero si mantienes una actitud positiva y optimista, verás que incluso las disfrutas. Recuerda: ¡todo está en poner un poquito de amor y energía positiva en lo que hacemos!

No te estanques

Si ves que alguna materia se te atraganta ¡pide ayuda!, ¿para qué están los amigos? Además, no todo es leer y memorizar; si no consigues aprender algo como te gustaría, prueba a enfocarlo de otra manera. ¡Seguro que Albert Einstein no formuló la Teoría de la Relatividad a la primera! Tienes un montón de maneras de estudiar la misma cosa: mapas mentales, fichas, dibujos, reglas mnemotécnicas… Y si lo que tienes son textos larguísimos e incomprensibles, ¡también te ayudamos a descifrarlos! Aprovecha que aún queda más de un mes hasta septiembre para estudiar sin agobios de última hora y así probar cosas nuevas.

El horario

Comprendemos que madrugar cuando no nos apetece es duro, pero ya sabes por experiencia que es fácil acostumbrarse. Te recomendamos que estudies por la mañana y, así, tendrás toda la tarde y la noche para seguir disfrutando del verano con tus amigos. Si no tienes muchas materias para septiembre, puedes empezar a las 10 o a las 11; pero si tienes mucho que estudiar y quieres hacer planes de tarde, más te vale que te levantes un poquito antes. Ya conoces el dicho: a quien madruga, Dios (o su agenda) le ayuda.

Y recuerda: no estás solo, ¡en eTítulo estamos para ayudarte!

Cómo protegerse de las violaciones en manada
14 Jul 2019

Cómo protegerse de las violaciones en manada

El verano es la estación de las vacaciones, las fiestas, los festivales, de salir hasta más tarde, de los excesos… ¡Cuidado con las violaciones en manada!

manada

¿Hay realmente más violaciones en manada?

Sí, pero no tantas como creemos. El fenómeno de las violaciones en grupo, múltiples o en manada no es nuevo. La página Geo Violencia Sexual recoge los casos en España desde 2016, pero debemos comprender que es un delito que ha ocurrido siempre, lo que pasa es que, por un lado, antes no se recogía en estadísticas oficiales y por el otro, son delitos que no siempre se denuncian y por lo tanto, tienen una alta cifra negra.

Además, los medios de comunicación entendieron que, tras la repercusión social que tuvo el caso de los Sanfermines, estas eran noticias de interés social y de interés económico (para ellos, claro), así que ahora vemos que el seguimiento de estas noticias es apabullante. Por eso, es normal que pensemos que, de pronto, surge una manada debajo de cada piedra, pero eso no es del todo así: siempre estuvieron ahí.

Lo que sí es cierto es que estos delitos han aumentado en los dos últimos años y eso sí tiene una sencilla explicación: cuando un delito resulta muy mediático, siempre aparecen imitadores, pero además, si la ley no actúa con prontitud y trasmite un mensaje claro de condena, aparecen más imitadores que sienten que no serán condenados. Las penas de prisión pierden su ya mermada capacidad preventiva y ciertas personas ven entonces una oportunidad para delinquir.

La parte positiva (por llamarlo de alguna manera) es que este repunte obedece a un momento concreto, a una moda. Si la justicia empieza a ser implacable y hay una condena social unánime, las aguas volverán a su cauce, aunque, como ya hemos dicho, estos delitos no desaparecerán, solo disminuirán.

¿Qué puedo hacer para protegerme de una violación en manada?

En eTítulo nunca somos ni seremos tolerantes con la violencia hacia las mujeres porque defendemos la igualdad y el respeto por los derechos humanos, por eso, queremos enseñarte qué debes hacer para protegerte de una violación en manada.

  1. No frivolices sobre el tema: Quizá estés en grupos de Whatsapp en los que tus amigos y tú os mandáis alguna foto subida de tono o hacéis comentarios machistas. Piensa que cuando normalizamos el horror acabamos perdiendo la objetividad y el sentido común, así que si quieres estar a salvo, no participes de esas conversaciones, no bromees con comprar burundanga ni nada similar y no trates a las mujeres como objetos. Para no ser cómplice, también debes reprender a tus amigos cuando lo hagan y no solo ignorar ese tipo de comportamientos peligrosos.
  2. La pornografía es ficción: Puede que hayas visto mucha pornografía en la que varios hombres practican sexo con una sola mujer, también habrás visto que en esos vídeos las mujeres se muestras a veces reticentes al principio, pero que luego les encanta que las fuercen, puede que hayas visto que a las mujeres les gusta que les hagan dobles penetraciones, que las escupan, que las golpeen y las asfixien, pero la realidad es que eso es una parafilia poco común. La pornografía es ficción. Es tan falsa como una película de superhéroes o El Señor de los Anillos. Si quieres satisfacer a una mujer y mantener buen sexo, busca otras fuentes de información y amplía tu educación sexual. Una mujer a la que acorralan varios hombres puede terminar dejándose hacer, pero no será porque quiera hacerlo, sino porque está aterrorizada y teme por su vida.
  3. Atención al acoso callejero: Cuando salgas con tus amigos, no acoséis ni persigáis a las mujeres por la calle. No sois bárbaros, sois personas y debéis recordar que ellas también lo son y que vuestros piropos y encerronas las asustan. Respetad la libertad de las mujeres para que vosotros conservéis la vuestra.
  4. No todo se comparte: Ser generoso con tus amigos está muy bien, pero si has ligado esta noche, no le ofrezcas a tus amigos la posibilidad de acorralar a esa mujer y practicar sexo con ella por turnos. No es tuya.
  5. Aprende a diferenciar el sexo de una agresión: Una violación no es sexo, es dominación. Si crees que violando a una mujer entre 7 amigotes estáis demostrando lo machos que sois, te equivocas. Lo que demuestra es que sois un grupo con serios problemas de autoestima, dudosos de sus capacidades para satisfacer a una mujer, con graves patologías mentales que pueden incluir el sadismo u otras parafilias limitantes, que podéis sufrir problemas de impotencia si no ejercéis la dominación y el control (y, por lo tanto no podréis tener relaciones afectivas sanas) y que además tenéis cierto grado de exhibicionismo. Esa conducta te causará problemas; acude a un psicólogo cuanto antes.
  6. Aprende a distinguir una insinuación sexual de un bloqueo por pánico: Una cuestión importante para protegerte de una violación en manada es saber distinguir una serie de cosas básicas: cuando una mujer quiere mantener relaciones sexuales en un portal, en el campo o en una nave industrial abandonada contigo y todos tus amigos lo manifiesta abiertamente. Es un miembro activo de la acción que se desarrolla y, por lo tanto, toma la iniciativa en ciertos momentos, gime con entusiasmo, sonríe, besa, ríe, exclama y disfruta. Una mujer aterrorizada será pasiva, sumisa, cerrará fuertemente los ojos, permanecerá tensa, llorará… En realidad es muy fácil de diferenciar, así que pon de tu parte.
  7. El alcohol y las drogas pueden crearte muchos problemas: Si cada vez que bebes o consumes estupefacientes te apetece violar a una chica junto con tus amigos, deja esas sustancias. No te sientan bien. Pero, por otro lado, culpar al alcohol tampoco sería del todo justo. El alcohol solo desinhibe, no pone cosas en nuestra cabeza que no estuvieran ahí anteriormente, así que lo mejor es que consultes con un profesional a ver qué te pasa. Si ella ha tomado alcohol o drogas en abundancia, tampoco te está dando su consentimiento. Si te gusta forzar a mujeres semiinconscientes, igual tu problema tiene que ver con una tendencia a la necrofilia; háztelo mirar también, es peligroso.
  8. Evoluciona: Estamos el siglo XXI y te comportas como un vikingo que acaba de arrasar una aldea. Es importante que acabes tu carrera, que tengas un futuro y que puedas encontrar un trabajo que te satisfaga. Es importante que mantengas relaciones sanas que te aporten sentimientos positivos. Es importante que no acabes pasando de 12 a 15 años de tu vida (o más) metido en una cárcel y, también por eso, debes protegerte de agredir sexualmente en manada o solo.

¿Por qué ocurren las violaciones en manada?

En realidad, las Leyes Térmicas de Adolphe Quetelet no cuentan toda la historia: sí, estadísticamente parece demostrado que cuando hace calor se cometen más delitos contra las personas, en primavera se cometen más delitos contra la libertad e indemnidad sexuales y cuando hace frío contra el patrimonio, pero eso no nos explica el porqué, sino solo cuándo hay una aumento estadístico.

La teoría de las subculturas de Albert Cohen (actualizada y olvidando la clase social) también puede darnos una pista valiosa de por qué un grupo de chicos aparentemente bien socializados decide violar en manada.

Hay muchas teorías criminológicas que sí tratan de explicar la etiología de la delincuencia sexual en concreto, pero ninguna de ellas vale si no tienen en cuenta tres cosas: la estructura patriarcal, el deber ser de cada sexo y la cosificación de la mujer.

Estas tres causas están relacionadas entre sí hasta tal punto que unas no se producen sin las otras, pero si queremos explicar correctamente el fenómeno de las agresiones en manada o de las agresiones sexuales en general, debemos comprender cada una de estas cuestiones separadamente.

La estructura patriarcal: Es el sistema social predominante en prácticamente todo el planeta. El patriarcado es un sistema de organización social que, de forma más o menos sutil, establece un reparto de poder desigual entre hombres y mujeres. La palabra es poder y el poder es masculino.

El patriarcado no es machismo, sino que el machismo es la consecuencia directa del patriarcado y en un sistema patriarcal todos y todas somos machistas porque nuestra cultura establece que la normalidad es así. Entendemos que hay tareas que hace mejor un hombre por el hecho de serlo; creemos, aunque sea de forma inconsciente, que un hombre tiene más autoridad o conocimientos, que un hombre es más resolutivo, que una mujer es más empática, mejor cuidadora, más débil, más ladina… Y esto nos lleva a la segunda cuestión: el deber ser de cada sexo.

El deber ser de cada sexo: El patriarcado establece unos roles de género para cada sexo, lo que cada sexo debe ser, una manera en la que un individuo debe comportarse dependiendo del sexo con el que nazca. Y también cómo cada sexo se analiza por sus diferencias respecto al otro.

La cosificación de las mujeres: En un sistema patriarcal la mujer es un objeto que está a disposición de los placeres o requerimientos del varón. La prostitución y los vientres de alquiler son un clarísimo ejemplo de todo esto, pero la cosificación no termina ahí, la vemos en el cine, la escuchamos en la música, en la literatura, en la publicidad…

Tradicionalmente, la mujer o es madre o está disponible. Si se viste de una determinada manera, se entenderá que tiene unas determinadas intenciones, pero si la vestimenta tuviera algo que ver con las agresiones sexuales, no se cometerían este tipo de delitos en los países en los que está establecida la sharia o en los lugares en los que hombres y mujeres visten con diminutos taparrabos. La agresión sexual tiene, sin lugar a dudas, una etiología patriarcal, y de hecho, cuanto más machista sea la cultura, más agresiones se darán. No hay que buscar explicaciones ni en el origen de los agresores, ni en su religión, ni en su nivel adquisitivo; hay que buscar la explicación en el sistema patriarcal y sus consecuencias.

Sois estudiantes. Estáis haciendo una carrera, un máster o un doctorado. Ya está bien de mirar hacia otro lado. Estos delitos solo terminarán cuando cada hombre sobre la faz de la tierra sepa de verdad que las mujeres no son peores, no son presas, no son distintas y no les pertenecen; solo acabarán cuando haya igualdad real.

 

eTítulo, también en Latinoamérica
5 Jul 2019

eTítulo, también en Latinoamérica

NUEVAS UNIVERSIDADES APUESTAN POR LA TITULACIÓN ELECTRÓNICA DE SUS EGRESADOS

 

¿Quieres saber cómo tener tu eTítulo es una ventaja para encontrar trabajo y cómo garantizamos que el documento sea infalsificable? Léenos.

eTítulo en Latinoamérica

Seguimos creciendo

Dos de las principales universidades colombianas, la Ean y la Universidad Nacional de Colombia, entregan su eTítulo a sus egresados y ya forman parte de más de las 25 universidades que acreditan electrónicamente y con plena validez legal los títulos universitarios de sus alumnos facilitando así su acceso al mercado laboral.

eTitulo es la solución de acreditación de títulos universitarios utilizada en las más prestigiosas universidades de España, Colombia y Perú y se prevé su progresiva extensión a otros centros académicos y su pronta implantación en otros países como consecuencia del plan de expansión internacional que se está llevando a cabo. El principal objetivo es generar así una gran comunidad que facilite el entendimiento, el reconocimiento y los innumerables beneficios asociados a esta acreditación universitaria.

¿Qué es eTítulo?

eTítulo es una solución desarrollada por Signe, empresa especializada en el diseño y desarrollo de soluciones de seguridad documental y certificación electrónica, cuyos servicios se ofrecen en LATAM a través de Thomas Signe, entidad creada juntamente con Thomas Greg & Sons, para ofrecer desarrollo e instalación de Soluciones Tecnológicas.

Thomas Signe ha obtenido recientemente de la ONAC la acreditación para ser Entidad de Certificación Digital en Colombia y se encuentra acreditada ante INDECOPI (Perú) como Entidad de Certificación y Entidad de Registro para brindar el servicio de emisión de certificados digitales a favor de personas naturales y jurídicas.

Thomas Signe también se encuentra dentro del Registro Oficial de Prestadores de Servicio de Certificación Digital (ROPS) garantizando la interoperabilidad entre las Entidades Acreditadas por el INDECOPI conforme al reglamento de la Ley de Firmas y Certificados Digitales.

El eTítulo es una copia electrónica auténtica del título universitario que cuenta con grandes ventajas: es un documento en PDF del título firmado con el sello electrónico de la universidad y un sello de tiempo que acredita la titulación. Ese documento electrónico garantiza la integridad de la información que contiene el documento y tiene la misma validez legal que el documento original.

Pero ahora, se añade la tecnología Blockchain que supone una doble garantía porque los títulos se beneficiarán también de las ventajas que esta tecnología aporta, como la transparencia, trazabilidad e inmutabilidad de la información, facilitando los trámites administrativos electrónicos y la validación por terceros (empresas, empleadores, Administración pública), dando una garantía plena de cuándo y quién lo ha emitido y teniendo una total portabilidad.  De este modo, los títulos podrán compartirse en plataformas de recursos humanos y redes sociales con total seguridad, lo que facilitará la incorporación al mundo laboral de los egresados.

Tecnología Blockchain

Blockchain es una tecnología que, a través de una red de nodos distribuidos y conectados entre sí, en los cuales queda traza de toda la información protegida de una forma criptográficamente segura, permite construir un ecosistema interconectado muy resistente a potenciales ciberataques, garantizando así la inmutabilidad y trazabilidad de la información y evitando cualquier tipo de alteración posterior a su emisión.

Blockchain es una base de datos, un libro de registro inmutable, que contiene la historia completa de todas las transacciones que se ejecutan en una red de información descentralizada. Cada participante en esta red se denomina nodo y, en definitiva, se trata de un ordenador más conectado. Esta tecnología se basa en evitar los intermediarios y en el consenso, es decir, si todos los nodos tienen la misma información, significa que es veraz. Cada vez más, el Blockchain se está aplicando en la acreditación o titulación electrónica de las principales universidades europeas, norteamericanas y, ahora también, latinoamericanas, dado el potencial que ofrece en materia de seguridad, trazabilidad y portabilidad, características que, a día de hoy, necesitan tener los títulos universitarios. El Blockchain promete ser el fin para los fraudes académicos y la falsificación de títulos.

El binomio perfecto

Eduardo Quintero Barona, presidente de Grupo Signe, explica que «el registro de un documento en Blockchain garantiza la trazabilidad y la inmutabilidad de la información, pero no la veracidad de este si no se acredita que se haya emitido por el organismo competente. Por su parte, la plataforma eTítulo garantiza la veracidad del contenido porque lo emite y lo firma electrónicamente la propia universidad, único organismo que puede acreditarlo». Blockchain y eTítulo refuerzan la eficacia.

 

 

Discriminación positiva en la universidad
27 Jun 2019

Discriminación positiva en la universidad

¿Te molesta que se hagan políticas de «discriminación positiva»? ¿Crees que un lobby feminista te quita tus plazas? Pues lee esto y entérate de qué va.

discriminación positiva

 

La Universidad de Castilla-La Mancha (por cierto, adherida a eTítulo) ha puesto en marcha una medida para solventar un problema de discriminación de género  que se basa en premiar con un punto más a aquellas tesis doctorales que hayan sido dirigidas por mujeres y, como siempre, la medida ha sido criticada por ciertos colectivos que se empeñan en no entender de qué van estas cosas. Para empezar, hay que puntualizar que «discriminación positiva» es una mala traducción que induce a estos errores de pensamiento; por lo tanto, es mejor que nos acostumbremos a entender la expresión como lo que es: acciones positivas, no acciones discriminatorias.

Affirmative actions

Las llamadas affirmative actions o lo que aquí llamamos «discriminación positiva» son políticas ideadas en Estados Unidos a partir de 1865. En aquella época se había abolido la esclavitud, pero las familias negras no tenían recursos para mantenerse, así que se propuso la división de la tierra y los bienes para dárselos a estas familias y que pudieran ser realmente libres. Desgraciadamente, no se llevó a cabo y hasta los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, durante el Movimiento por los Derechos Civiles, no volvieron a resurgir este tipo de medidas.

Las políticas de «discriminación positiva» no tratan de discriminar (y por eso la traducción es tan nefasta), sino de paliar la discriminación. Se trata de analizar las circunstancias personales y sociales de minorías y grupos tradicionalmente oprimidos e intentar compensar la balanza otorgándoles ciertas facilidades para que puedan tener las mismas oportunidades y derechos que el resto de los ciudadanos.

Lo que no molesta

La «discriminación positiva» no es tan rara. La vemos a diario y nos parece bien; la vemos en las plazas reservadas para personas con movilidad reducida, en las rampas que se construyen para facilitar su acceso o en los baños públicos reservados para ellos. Nadie en su sano juicio pondría el grito en el cielo porque hayan puesto una rampa de entrada en un hospital o en un autobús y no se la hayan puesto para él. Nadie que tuviera un mínimo de sentido común sentiría que le están discriminando por caminar sin problemas.

Y lo mismo pasa con las becas para estudiar. Es de lógica que se facilite el acceso a los estudiantes con menos recursos, ¿no? Lo que no tendría ningún sentido es que se dieran becas a personas a las que les sobra el dinero. Se trata de ayudar (con el dinero de todos) a aquellos que más dificultades tienen porque, si no se hiciera así, nadie que provenga de una familia humilde podría jamás optar a ciertas profesiones.

Si no hubiera becas, terminaríamos con unos problemas de clasismo aún mayores de los que ya tenemos porque los hijos de las familias muy humildes solo podrían acceder a la enseñanza obligatoria, los hijos de las familias de clase media podrían ir a la universidad (quizá) y solo los hijos de las familias adineradas podrían hacer másteres, doctorados, cursos de especialización y demás, con lo cual, la gente nacería y crecería en un mundo inamovible. Un mundo en el que los ricos siempre mantendrán el poder y los pobres siempre serán pobres y sufrirían discriminaciones por serlo. Sí, se parece preocupantemente a la realidad, pero ahí está la criticadísima «discriminación positiva» para intentar paliar ese problema y equiparar la balanza. No es tan malo, ¿no?

Lo que sí molesta

De todas las acciones afirmativas que se llevan a la práctica en el mundo hay algunas que, por alguna razón (o sinrazón), molestan a la gente y se hacen noticia. Y estas medidas molestan porque tienen relación con temas o personas que por razón de sexo, identidad sexual o procedencia incomodan a otras personas. Para decirlo directamente, las medidas polémicas son aquellas que favorecen a las mujeres, a los inmigrantes, homosexuales, transexuales o a las minorías discriminadas culturalmente, que en España son, sin lugar a dudas, las personas de etnia gitana.

¿Y por qué molestan estas medidas? Pues por dos cosas fundamentales: por desinformación y porque somos machistas, homófobos y racistas.

Si podemos entender que las personas con movilidad reducida necesitan rampas o que los estudiantes de procedencia humilde necesitan becas, ¿por qué no entendemos que las mujeres, los inmigrantes, las minorías o las personas LGTBI necesitan ciertas ayudas?

Con solo mirar un poquito a nuestro alrededor y usar nuestra empatía podemos ver que históricamente se ha discriminado a estos colectivos y que aún hoy sufren esta discriminación aunque, en algunos casos, sea de forma sutil. Cuando se destinan ayudas a inmigrantes la gente pone el grito en el cielo incluso sabiendo que el hecho de que ayuden a estas personas no les restará beneficios a los demás. Ningún Estado se arruinará jamás para ayudar a personas desfavorecidas ni nos darán a los nacionales una paguilla extra al final de año en concepto de «lo que nos hemos ahorrado dejando que la gente se ahogue en el mar». En cambio, la inmigración sí aporta múltiples beneficios a la sociedad tanto culturales como económicos, aunque ese es tema para otro post.

Cuando desde la Universidad de Castilla-La Mancha deciden otorgar un punto extra a las tesis dirigidas por mujeres, no buscan que los directores de tesis varones o los doctorandos y doctorandas con un director varón sean discriminados, lo que buscan es corregir una situación social discriminatoria en la que el varón siempre es visto culturalmente como una persona de mayor rango y autoridad en su materia, por lo que es lógico que los doctorandos busquen, consciente o inconscientemente, a varones para dirigir sus tesis. Dando un punto más a las tesis dirigidas por mujeres tratan de poner a las académicas en el punto de mira de los estudiantes y así, con el tiempo, paliar esa discriminación de género que se está dando.

Medidas temporales

Las políticas de «discriminación positiva» están tratando de hacer que una situación que causa desigualdad se corrija. No es una cuestión de justicia en el sentido estricto (aunque en realidad sí), sino de igualdad.

Si tenemos tres personas y cuatro manzanas para repartir, lo justo sería darle una y un tercio a cada uno; pero si lo que queremos es actuar con igualdad, no podemos ignorar que el primero tenía ya tres manzanas, el segundo tiene dos y el tercero ninguna. En este caso, aplicando la «discriminación positiva» no le daríamos ninguna manzana al primero, le daríamos una al segundo y tres al tercero. El resultado es que todos tendrían tres manzanas y serían iguales manzanísticamente hablando. Pero según están las cosas, en vez de estar todos contentos, el primero llamaría a los medios de comunicación y apoyado por el segundo harían una campaña contra el tercero diciendo que es un vago que les roba las manzanas. ¿Os resulta ridículo? Pues es exactamente lo que está pasando.

Una acción positiva está pensada para que todos podamos acceder a lo mismo, que todos seamos iguales y, para eso, a veces hay que dar un poco más al que tiene menos (sea en términos materiales o no), pero no son políticas pensadas para la eternidad, sino para actuar mientras haya una desigualdad. En el momento en el que los estudiantes sepan que son tan válidas las académicas como los académicos, buscarán a sus directores de tesis por apreciaciones realistas sobre su currículo, afinidad o capacidad y podéis estar tranquilos porque la Universidad de Castilla-La Mancha retirará esa medida que ya habrá cumplido su cometido.

 

 

¿Y si no te gusta estudiar?
23 Jun 2019

¿Y si no te gusta estudiar?

No todos lo tenemos tan claro como los demás esperan. Si no te gusta estudiar, hay otras opciones y puede que necesites más tiempo para encontrar una vocación.

no te gusta estudiar

Puede que no te guste estudiar. Puede que hayas terminado toda la enseñanza obligatoria y hasta te hayas presentado a la Selectividad porque es lo que se espera de ti, lo que hacen tus amigos o lo que te dicen tus padres, pero hacer todas esas cosas por presiones sociales tal vez te produzca una gran frustración interna y muchas dudas.

Hay que elegir muy pronto

El sistema está pensado para que sigamos un curso de madurez establecido hace varias generaciones: cuando la gente tenía su vida hecha a los 20 años y a los 30 estaban pensando en cómo ascender en su trabajo y ya criando varios hijos. La sociedad nos empuja a ser productivos cuanto antes para mantener la máquina en funcionamiento, pero ni todos maduramos a la misma velocidad ni todos tenemos una vocación clara desde la infancia.

Lo que pasa es que, llegados a este punto, hay que elegir y hay que hacerlo bien. No podemos cambiar la sociedad ni podemos vivir del aire o de nuestros familiares por la cara, así que no queda otra que hacer algo.

¿Qué opciones tienes?

Esto es lo que en lo que tienes qué pensar:

¿Realmente no te gusta estudiar? Puede que no te haya gustado el colegio o el instituto, puede que no te hayan interesado la mayoría de las materias, puede que no sepas qué hacer con tu vida y estudiar sin un fin concreto te haga sentir perdido.

Si lo que pasa es que no te llama la atención ninguna carrera, pero te han gustado algunas asignaturas que has cursado a lo largo de tu vida, entonces necesitas un plan B:

Quizá sea el momento de parar. Puede que necesites un año sabático o dos para ver realmente qué quieres hacer, pero sin tirar la toalla. Una cosa es que sepas que no te gusta estudiar y otra que solo te guste estudiar algunas cosas. Usa este tiempo para hacer una investigación, para observar distintas profesiones y ver cuál te gustaría hacer en un futuro. Viaja, aprende idiomas, conoce otras realidades y vuelve con las ideas más claras.

Tienes que tener en cuenta la economía familiar, porque tus padres no tienen por qué subvencionar algo así, pero si buscas bien, seguro que encuentras muchas opciones. Puedes ir a hacer voluntariado a cambio de comida y alojamiento, puedes viajar a las antípodas para trabajar de temporero por un sueldo más que digno que te permitirá ahorrar mientras haces una inmersión lingüística impagable, puedes trabajar de aupair, puedes buscar trabajos no cualificados en otros países… Lo importante es que este tiempo sea una inversión en tu futuro, un aprendizaje que te permita conocerte más y encontrar tu camino.

Si por cargas familiares u otras cuestiones no puedes irte, aprovecha este tiempo para hacer cosas que te interesen dentro de tu ciudad. Busca distintos trabajos y no te quedes mucho tiempo en ninguno. Se trata de que experimentes, no de que te acomodes. Busca voluntariados en tu zona, ve a encuentros de intercambio de lenguas, habla con profesionales de distintos sectores y pregúntales sobre sus experiencias, lee, investiga, aprende, haz cursos del INEM, ve a exposiciones, a congresos o a donde quieras, pero no te pares y te quedes jugando a la PlayStation en el sofá, porque es importante que aproveches el tiempo aunque no sea como los demás esperan que lo hagas.

¿Y si realmente no te gusta estudiar?

En eTítulo creemos que estudiar una carrera universitaria es una experiencia maravillosa. Que el acceso a la educación nos abre un mundo de conocimientos que nos mejora como personas, que nos permite alcanzar todo nuestro potencial y nos prepara para tener una mejor visión del mundo, pero sabemos que eso no depende solo de estudiar una carrera, sino de la voluntad y la curiosidad del alumno para ir más allá y apasionarse por lo que hace.

Si ahora mismo sientes que eso no es para ti, si sabes que no te gusta estudiar, no te hace feliz y tienes una vocación más técnica, entonces no hay más que hablar. En cualquier sociedad se necesitan médicos, profesores, ingenieros, científicos o artistas, pero en la misma medida se necesitan cocineros, mecánicos, profesionales de la limpieza, basureros, fontaneros o electricistas. Pensar que unas profesiones son más valiosas que otras es una construcción social clasista y elitista.

Lo único que podemos decirte es que hagas aquello que te satisfaga más y que te prepares bien: si quieres ser mecánico, estudia, si quieres ser cocinero, electricista, peluquero o fontanero, también. Fórmate adecuadamente para ser bueno en tu profesión y disfrutarla.

Y quédate con una cosa importante: las decisiones que tomas ahora no son tan determinantes como te las pintan. Quizá después de unos años trabajando en un taller, decidas que quieres hacer Ingeniería; tal vez tras trabajar un tiempo en restauración, optes por estudiar Turismo. Nada es inamovible y nunca es tarde.