Vuelta a la presencialidad: las mejores técnicas de estudio
8 Abr 2021

Vuelta a la presencialidad: las mejores técnicas de estudio

Volvemos a las clases presenciales en medio de la COVID-19 y hay que readaptar las técnicas de estudio. Os ayudamos con este repaso.

técnicas de estudio

Antes de nada…

Lo primero que debemos hacer es organizarnos. Hay que poner los horarios al día y crear nuevas rutinas y estrategias para adaptarnos al cambio. Puede que pensemos que, como siempre hemos asistido a clases presenciales, no hace falta repasar todo esto, pero llevamos un año de locos y hemos cambiado nuestras costumbres y rutinas.

Cuanto mejor organizado lo llevemos, mejor nos irá en esta última etapa. Sabemos que está siendo duro, pero no hay que perder de vista nuestro objetivo de graduarnos y conseguir el eTítulo. Así será más sencillo si nos falla la motivación. Lo primero es desempolvar el calendario y ponerlo a la vista para que no se nos pase ninguna actividad universitaria interesante (como congresos, conferencias o entregas de trabajos).

Apuntes

Tomar apuntes cuando vamos a clases presenciales es más sencillo porque tenemos menos distracciones y más facilidad para preguntar a los docentes sobre las dudas que puedan irnos surgiendo. Quizá estrenar un nuevo cuaderno, que siempre mola, nos sirva como motivación para tener el material al día y bien organizado.

Tener unos buenos apuntes propios es indispensable para preparar los exámenes, porque en ellos veremos lo que realmente quería el profesor transmitir y qué partes ha destacado. Además, debemos separarlos claramente por asignaturas para ver qué extensión tenemos que preparar de cada materia y si nos falta alguna parte que necesitemos pedir a un compañero. También es buen momento para recopilar toda esa bibliografía que nos han ido recomendado en las clases online y que necesitamos ojear.

Mapas mentales

Esta técnica de aprendizaje es muy eficaz y amena. Se trata de crear “mapas” de lo que estudiamos que formen esquemas y dibujos de varios colores para que podamos memorizarlos con facilidad. Además, podemos pegarlos por las paredes de nuestro cuarto e ir echándoles un ojo de vez en cuando para aprendérnoslos sin esfuerzo. Los mapas mentales podemos hacerlos sobre los apuntes que hemos tomado o tenerlos en sucio como parte de los apuntes, pero para eso hay que ser muy diestro en esta técnica de estudio tan útil.

Mnemotecnia

Si vamos viendo desde hoy qué cosas vamos a tener que memorizar cuando lleguen los exámenes, no es mala idea que nos ahorremos trabajo creando reglas mnemotécnicas para ir memorizando aquellas cosas más áridas. Recordad que las técnicas de estudio derivadas de la mnemotecnia se basan en la asociación de ideas y que, por lo tanto, suelen ser muy entretenidas si usamos frases graciosas o un juego de palabras.

Autoexámenes

Todos expertos en educación coinciden en que esta es la mejor técnica para estudiar y hacer unos exámenes de diez. Cuando creamos test en los que evaluamos nuestros conocimientos, se facilita el aprendizaje y, además, reforzamos nuestra confianza preparándonos para afrontar el examen real con menos nervios y con unos conocimientos bien asentados.

Elaborar un autoexamen es muy sencillo, solo tenemos que repasar los apuntes que hemos tomado en clase y hacer una lista con las preguntas que podamos sacar de ellos. Una vez hecho esto, hay que contestarlas de la mejor manera posible en un periodo de tiempo similar al que tendríamos para hacer el examen real. Tras esto, corregimos mirando de nuevo los apuntes y anotamos los fallos. Estos exámenes falsos nos servirán como resúmenes para preparar los exámenes reales y podemos intercambiarlos con nuestros compañeros por si hay ideas que se nos habían pasado.

Lectura comprensiva

Que podamos entender adecuadamente los textos que nos mandan en clase resulta esencial para facilitarnos el estudio, pero no todos tenemos las mismas capacidades de lectura comprensiva. Por suerte, esta técnica de estudio se puede entrenar hasta que seamos verdaderos profesionales. Mejorar en esta disciplina es importantísimo, porque vamos a ahorrar muchísimo tiempo si conseguimos captar todo bien a la primera. En realidad, es fácil: hay que ir párrafo a párrafo y parar cada vez para preguntarnos qué hemos leído y hacer en nuestra cabeza un resumen de lo importante. Cuando esté claro, pasamos al siguiente.

Fichas

Crear fichas de estudio es una de las técnicas de estudio más entretenidas y prácticas que hay. Se trata de resumir en tarjetitas, que además podemos transportar fácilmente, y organizarnos para estudiar en cualquier momento y lugar como si se tratara de un juego de Trivial. Además, nos permiten practicar las preguntas en voz alta con nuestros compañeros, lo que dotará al estudio de más entretenimiento y de otros puntos de vista que completen la información. Aunque claro, para hacer unas buenas fichas, antes hay que hacer una buena lectura comprensiva y buenos resúmenes.

Volver al aula puede darnos un poco de miedo, pero siguiendo las medidas de seguridad y siendo responsables, no tiene por qué pasar nada.

¡Mucho ánimo!

8 consejos para acabar el curso con éxito
4 Abr 2021

8 consejos para acabar el curso con éxito

Llega la última etapa y lo hayamos hecho bien, mal o regular el resto del año, ahora podemos acabar el curso con éxito siguiendo estos 8 consejos.

curso con éxito

 

Terminan las vacaciones de Semana Santa y tenemos que volver a la rutina. Ahora llega el sprint final, la última etapa del curso en la que nos toca dar el do de pecho para terminar con éxito el curso y poder relajarnos en verano.

1. Organizar cada materia

Parece obvio, pero muchas veces pasamos por alto este paso tan importante. Si llevamos las materias organizadas desde el principio, perderemos mucho menos tiempo cuando llegue la temporada de exámenes, no nos faltarán apuntes y sabremos cuánto esfuerzo dedicar a cada asignatura. En realidad, no cuesta nada; se trata de ir separando los temarios, pedir los apuntes que nos falten sin retraso y llevar al día una agenda para que no se nos pase nada importante.

2. Horarios

Sobre todo desde que las clases han empezado a ser en línea, llevar una rutina se ha vuelto algo más complicado. Lo cierto es que, si queremos terminar el curso con éxito, mantener una rutina es esencial. Debemos levantarnos a la misma hora, hacer ejercicio, divertirnos y también estudiar y asistir a clase. Y todo esto es más sencillo si dividimos el día y tenemos un poco de disciplina para cumplirlo.

3. Tiempo para estudiar

Si queremos terminar este curso con éxito y de paso también el resto de la carrera y sacar nuestro eTítulo, no queda otra que estudiar a diario (al menos entre semana). En algunos grados, con dos horas al día, será más que suficiente para enfrentarnos a la temporada de exámenes con solvencia y volver con notas excelentes.

4. Evitar las pellas

Empieza el buen tiempo, los días se alargan y apetece estar en la calle. Pero, además de que la COVID no ha desaparecido, vamos a tener todo el verano libre para disfrutar, así que es importante que vayamos a clase (sea presencial u online). Para acabar el curso con éxito, la asistencia es fundamental porque demuestra nuestro interés, porque se nos quedan mejor los temarios si tomamos nuestros propios apuntes y porque sabremos qué es importante para los docentes y, por lo tanto, qué entrará en el examen.

5. Participar

Aunque las clases sean en línea, es importante que participemos. Los chats están habilitados para eso y los profesores los van a revisar. La participación se premia, pero además nos motiva y nos hace estar más implicados. También es importante consultar las dudas a nuestros docentes y no solo para que vean nuestro interés, sino porque recibiremos respuestas de las fuentes que más nos interesa consultar cara a los exámenes.

6. Motivarse

Si estamos haciendo las cosas bien y esforzándonos, es bueno que nos premiemos de vez en cuando. Crear un sistema de recompensas es una forma estupenda de motivarnos para continuar haciéndolo bien. Pero la motivación no consiste solo en buscar el premio, también hay que recordarse de vez en cuando cuánto estamos aprendiendo, cuáles son nuestras aspiraciones, qué metas tenemos…

7. Ensayar los exámenes

La mejor forma de terminar el curso con éxito sacando unas notas espectaculares es haciendo exámenes de prueba. Es como ensayar una obra de teatro: nos permite aprendernos bien el texto, corregir errores y rebajar los nervios cara al gran estreno. Si cada semana hacemos uno de cada asignatura creando el examen con los apuntes de la semana, cuando llegue el momento de hacer el de verdad, lo vamos a tener facilísimo. Y, además, los exámenes que hagamos de prueba nos valdrán para estudiar una vez que los hayamos corregido, así que nos ahorraremos los interminables resúmenes y, aunque parezca mentira, estudiar nos resultará más entretenido.

8. Técnicas de estudio

Es importante que no nos atasquemos en una misma técnica de estudio para todas las asignaturas. Algunas podrían ahorrarnos mucho tiempo y son más efectivas a la hora de memorizar. No hay que tener miedo a probar cosas nuevas, lo que importa es que acabemos el curso con éxito.

En nuestro blog publicamos muchos artículos que hablan sobre distintas técnicas de estudio y cuáles son útiles para cada materia. No olvidéis suscribiros y cada semana encontraréis nuevos consejos para que vuestros años de carrera sean mucho más llevaderos.

 

 

Ideas para que la Semana Santa no sea un tostón
24 Mar 2021

Ideas para que la Semana Santa no sea un tostón

La semana que viene tenemos vacaciones de Semana Santa y no podemos irnos de viaje, pero podemos hacer que no sea tiempo perdido en el sofá.

 

 Semana Santa

 

La COVID-19 lleva ya más de un año amargándonos la vida y no parece que tenga intención de parar, pero no podemos perder más tiempo esperando a que se olvide de nosotros mientras memorizamos el gotelé de nuestro salón. La semana que viene tenemos las vacaciones de Semana Santa y hay que aprovecharlas como podamos. Os proponemos algunas cosas para pasar la semana sin pensar demasiado en lo bonito que sería poder viajar.

En casa, siempre hay tareas pendientes

Igual no suena, a priori, como un plan maravilloso, pero esta Semana Santa no se trata tanto de vivir las vacaciones de nuestra vida como de mantener la mente ocupada y sentirnos productivos. A veces es decorar una habitación, a veces es hacer limpieza de armarios o enmarcar unos cuadros para el salón. A veces es pintar las paredes o barnizar un mueble. Sea lo que sea, todos tenemos alguna de esas deudas con nuestro hogar que vamos dejando pasar por falta de tiempo y ganas. ¿Qué tal si aprovechamos las vacaciones para saldar la deuda?

Reuniones al aire libre

Por suerte, el frío del invierno está dando sus últimos coletazos, anochece cada vez más tarde (y ya tenemos aquí el cambio de hora) y apetece estar al sol. Hacer reuniones en el exterior con un grupo de amigos o familiares es más seguro que en las casas y, siempre que respetemos las medidas de seguridad, podemos aprovechar para socializar un poquito y quitarnos el mono de ver a nuestros seres queridos.

Siempre he querido…

Escribir, dibujar, aprender a hacer macramé, leer El Quijote, dominar la receta de la tarta de chocolate de nuestra abuela. Todos tenemos alguna cosa así que no empezamos a hacer por pereza, porque sacar nuestro eTítulo universitario nos quita mucho tiempo, por miedo al fracaso… Sea como sea, una Semana Santa sin poder viajar supone un montón de tiempo libre para hacer varias de esas cosas con las que fantaseamos. Todo es ponerse. Si dedicamos una hora o dos al día a hacer algo que nos apetezca especialmente, las vacaciones nos parecerán muy productivas.

Moocs

Hay muchos cursos gratuitos en internet a los que no está de más echar un vistazo. No se trata de estudiar, porque estamos de vacaciones y eso ya lo hacemos el resto del tiempo, sino de hacer algo que nos apetezca a nosotros. Puede que no nos sirva absolutamente para nada o puede que sí, quién sabe, pero desde luego que nos va a servir para pasar la Semana Santa entretenidos.

Ganas de calle

Incluso las personas que han pasado de las restricciones y piensan que lo del virus no va con ellas tienen más ganas de salir que antes de la pandemia. Y es que no hay nada que nos motive más que el hecho de que nos prohíban o limiten algo. Si tenemos ganas de que nos dé el aire en la cara, no hay por qué esperar al día en el que vamos a quedar con alguien. La Semana Santa es un momento estupendo para sacar la bici, los patines o simplemente las deportivas y echarnos a la calle. Lo importante es no quedarse en casa lamentándose de nuestro aburrimiento y poner el cuerpo a funcionar. Una hora de deporte al día y nos sentiremos de maravilla.

Ciclos de cine

Si somos de esas personas que se preocupan por mejorar su cultura general, esta Semana Santa tan limitada puede ser un buen momento para empezar un ciclo de cine eligiendo a una buena directora o director y viendo todas sus películas.

Si no podemos viajar, al menos podemos ‘excursionar’

No podemos salir de nuestra provincia, pero en todas las provincias hay algo que merece la pena ver, así que podemos ahorramos el hotel (o no) y hacernos unas cuantas excursiones sin salir del perímetro. Ir al campo o a la playa, salir de las zonas habituales y hacer planes diferentes ya nos va a dar sensación de haber (casi) viajado. Y la ventaja es que, como las excursiones son más cortas que los viajes de verdad, no hay por qué hacer solo una. Seguro que quedan un montón de sitios que no conocemos y otros muchos a los que nos encanta ir.

Protegerse de la COVID no implica que no podamos hacer una ruta de senderismo o dar un paseo en kayak. Lo importante es que esta Semana Santa, además de cuidar nuestra salud física, cuidemos también nuestra salud mental y nos esforcemos en pasarlo muy bien.

¡Contadnos qué tal os fue a la vuelta!

¡Felices vacaciones a tod@s!

 

 

 

 

Expresiones comunes que puede que digas mal y no lo sepas
18 Mar 2021

Expresiones comunes que puede que digas mal y no lo sepas

Nos pasa a todos. Por mucho que nos esforcemos en hablar bien, hay expresiones mal dichas que repetimos de tanto escucharlas. Veamos 8 de ellas.

No es que no sepamos hablar con corrección, es que hay expresiones comunes que dice mal tanta gente que es casi imposible no confundirse.

Otra cosa que hay que entender es que las lenguas están vivas y no son inamovibles. Todo lo contrario. Si no variasen en nada, hoy nos expresaríamos en castellano antiguo o en latín. Pero claro, una cosa es enriquecer una lengua con nuevas expresiones y otra es no poner cuidado y castigarla diciendo barbaridades. La Real Academia acabará aceptando aquello que nos empeñemos en decir mal si insistimos lo suficiente, pero ya que nos estamos sacando un eTítulo universitario y que hemos apostado por el conocimiento, mejor para nosotros si usamos un lenguaje apropiado y correcto.

Vamos a ver 8 de esas expresiones comunes que suelen decirse mal para que podamos corregirnos o ponernos una medalla 😉

1. Los imperativos

Dar órdenes suele llevarnos a error si nos dirigimos a más de una persona.  Cuando conjugamos el imperativo en la segunda persona del plural (vosotros) debemos terminarlo en -d. Salid, comed, cantad, hablad, entrad…, y no en -r como se suele hacer: «¡Salir todos de aquí!»

Hay un imperativo que también se usa mal en singular y que es muy común escucharlo en determinadas zonas, aunque la Real Academia sigue considerándolo una incorrección. Hablamos del verbo «ir». «Ve a comprar» sería la forma correcta, pero no es raro que se le añada una -s al final: «Ves a comprar», lo que es un horror.

2. Adverbios de lugar y posesivos

Cuidado con todas esas construcciones que solemos hacer como «delante mío», «encima mío», «detrás tuya», etc. En estos casos, lo correcto es decir «delante de mí», «encima de mí» o «detrás de ti».

3. Habían muchas personas fallando con esto

Tal y como recoge el Diccionario panhispánico de dudas, si el verbo haber se usa para decir que algo ocurre o existe, es impersonal y por eso solo se conjuga en la tercera persona del singular en sus tiempos simples y compuestos. Por lo tanto, es incorrecto decir «habían muchos coches» o «han habido muchos exámenes». La forma correcta es en singular: «Había muchos coches» o «ha habido muchos exámenes».

4. Debes saber esto

Un error muy común es no distinguir entre «deber» y «deber de» seguidos de un infinitivo.  Por ejemplo, «debe de ser así» o «debe ser así». La segunda de estas dos frases expresa obligación y la primera es una suposición, pero se suelen confundir. Parece que si añadimos la preposición «de» estamos enfatizando la obligación de hacer algo, pero es todo lo contrario. Veamos un ejemplo:

—¿Es esa la profesora de Física?

—Debe de ser.

En este caso, estaríamos dando una respuesta que implica una suposición y no una afirmación.

Debes entregar el trabajo mañana.

Aquí reflejamos una obligación. Algo que el sujeto tiene que hacer (si quiere aprobar, claro).

5. Tarzanismo

La Unión de Correctores ha tenido mucha gracia al poner este nombre a las expresiones comunes mal construidas que veremos ahora. Cada vez es más habitual escuchar construcciones de este tipo:

Desearte unas buenas vacaciones.

—Decirte que te quiero.

—Pediros que no os preocupéis.

¿Y por qué la UniCo lo ha llamado tarzanismo?  Pues porque el sujeto en esa frase sería «yo» y en el doblaje en español de la película de Tarzán, el hombre de la selva se expresaba de esa manera: Yo Tarzán; yo comer; yo andar; tú, Chita. Si ponemos el sujeto a las frases de arriba, quedarían igual de absurdas que el doblaje de Tarzán:

Yo desearte unas buenas vacaciones.

—Yo decirte que te quiero.

—Yo pediros que no os preocupéis.

Así que, antes de dejarnos llevar por el lenguaje de moda (muy presente en la política y los medios de comunicación), esforcémonos por hablar con propiedad y construir bien las frases, porque una cosa es la economía del lenguaje y otra es que sea de baratillo:

—Quiero desearte unas buenas vacaciones.

—Llamo para decirte que te quiero.

—Debo pediros que no os preocupéis.

6. ¿Qué dijistes?

En la segunda persona del singular del pretérito perfecto de indicativo metemos la pata y, por alguna razón, añadimos una -s al final del verbo. Esto es un error y tenemos que dejar de hacerlo.

Tú dijiste, comiste, hablaste, corriste, tomaste, rezaste, saliste, estudiaste…

7. En base a y a nivel de

Otras dos expresiones comunes que están mal dichas. «A nivel de usuario», «a nivel celular», «a nivel de la sociedad», etc., no se debe decir. La regla según el Diccionario panhispánico de dudas es que será incorrecto si lo que queremos expresar es «en el ámbito de», «en», «entre» o «con respecto a» y, por lo tanto, debemos sustituir la expresión errónea por cualquiera de estas.

Sí que podemos usar «a nivel de» cuando hablamos de altura «al nivel del mar», «a nivel de los ojos», etc., y también cuando hablamos de rangos o categorías «a nivel de la comandancia».

La expresión «en base a» abarrota los artículos académicos y los textos que recibimos en clase. Nuestros docentes lo dicen sin parar, pues, aunque parezca mentira, los académicos también meten la pata, así que no debemos fiarnos. Se trata de una traducción literal del italiano que no tiene sentido en español, por lo tanto, la Fundéu recomienda cambiar esta expresión por sobre la base de, en función de, basándose en, a partir de, de acuerdo con, con base en o según.

8. El mismo o la misma

Otra de las expresiones comunes mal dichas y que enamoran a los académicos, políticos, juristas y casi a todo el mundo es la de usar el mismo o la misma en sentido anafórico. Por ejemplo:

—Encuentran un vehículo accidentado en la carretera. Los ocupantes del mismo estaban ilesos.

Hace pocos años, era algo que encontrábamos escrito (y seguía estando mal), pero la expresión ha pasado al lenguaje oral y la gente la usa sin pudor. Acabemos de una vez con esto, por favor, antes de que la RAE lo dé por elegante. Es muy fácil, ante cualquier el mismo, la misma o sus plurales que tengamos ganas de escribir o pronunciar, probemos a eliminarlo o sustituirlo por un pronombre, un demostrativo, un posesivo o cualquier otra cosa válida. En el ejemplo anterior, basta con eliminarlo y detenerse a disfrutar de la belleza de las cosas simples y bien hechas:

—Encuentran un vehículo accidentado en la carretera. Los ocupantes estaban ilesos.

Más ejemplos:

—Había una línea debajo del texto. He firmado bajo la misma.

—Había una línea debajo del texto. He firmado bajo ella.

—Había una línea debajo del texto. He firmado bajo esta.

—Había una línea debajo del texto. He firmado debajo.

 

 

 

 

 

Cómo acceder al mercado laboral siendo joven
10 Mar 2021

Cómo acceder al mercado laboral siendo joven

El nuevo Informe Juventud en España no arroja demasiado optimismo: para los jóvenes es muy complicado acceder al mercado laboral.

mercado laboral

¿Bonita juventud?

Tras el Informe Juventud en España 2020 recientemente presentado, queda claro lo que ya veíamos desde hace tiempo: la situación laboral de los jóvenes españoles está fatal. En este país arrastramos aún las consecuencias de la crisis del 2008 y la precarización laboral afecta sobre todo a los jóvenes que apenas pueden pensar en emanciparse y, mucho menos, en tener una estabilidad económica o formar una familia.

¿Qué se puede hacer contra la precarización del empleo juvenil?

Evidentemente, no podemos rendirnos e irnos a vivir debajo de un puente o permanecer para siempre viviendo con nuestros padres. Tenemos el derecho a una vida digna, pero nos va a tocar lucharla mucho más que a las generaciones de los baby boomers.

Una cosa que debemos tener en cuenta es que la situación social no es inamovible. Hay que tener esperanza y creer en que las cosas pueden mejorar, pero tampoco podemos dejar en manos de otros esa mejora. Luchar no es un acto de individualismo, sino una acción social a la que todos podemos aportar algo individualmente y también de forma colectiva con nuestros votos, con firmes principios éticos, con las acciones en defensa de nuestros derechos y los de los demás, con movilizaciones y acciones sociales, con solidaridad y con trabajo.

Pero como ya sabemos que de la acción social no se come, también hay una serie de cosas que podemos hacer para facilitarnos el acceso al mundo laboral. Ahora bien, no hay que olvidar que ambas cosas (las acciones colectivas e individuales) van de la mano si lo que queremos es que la situación de un país mejore.

Especialización

Ya sea a través de posgrados, doctorados, cursos o módulos. Especializarse en cosas muy concretas e incluso raras, puede ser una gran ventaja a la hora de encontrar un empleo estable y escapar de la precarización laboral. Cuanto más sepamos de algo de lo que no sabe casi nadie, más sencillo será que los empleadores nos busquen.

Añadir extras al currículo

Hay que destacar. Según están las cosas no sirve con un currículo normalito. Debemos preparar una buena carta de presentación, un vídeo, una buena maquetación… Hay que diferenciarse de la competencia si queremos entrar en el mercado laboral.

Buscar trabajo en el extranjero

Trabajar en el extranjero por un tiempo es una gran opción. Puede parecernos duro separarnos de nuestros seres queridos o una aventura maravillosa o las dos cosas. Todo depende de cuál sea nuestra actitud mental al respecto. Sea como fuere, será un gran aprendizaje y una oportunidad de oro para poder acceder al mercado laboral y ganar experiencia. Si en un tiempo queremos volver, seguro que accederemos a un puesto mejor.

Obtener el eTítulo

Graduarse en una de las muchas universidades que proporcionan el título universitario en formato electrónico (el eTítulo) es una gran ventaja. Evidentemente, podemos acceder más fácilmente al mercado laboral si, en vez de tener que llevar nuestro título a un notario para que nos haga unas nada baratas copias compulsadas y mandarlo por correo ordinario, podemos enviar un email con nuestro eTítulo a cualquier parte del mundo con un simple clic.

Ampliar idiomas

Ya no solo vale con saber inglés muy bien. Si queremos encontrar un empleo duradero y bien remunerado, además del inglés nos ayudará conocer algún otro idioma y, cuanto más raro sea, mejor. Hay mucha gente que sabe inglés, francés y alemán, pero no tanta que hable inglés y mandarín, árabe, hindi o bengalí. Todo es ponerse.

‘Networking’

Lo de que tener buenos contactos ha servido siempre y siempre servirá. No hay nada tan útil como conocer a alguien que pueda darnos la oportunidad de meter el pie en el mercado laboral. Lo siguiente dependerá de nosotros y de nuestra valía, claro, pero muchas veces simplemente se trata de eso: de que alguien nos dé la oportunidad de empezar.

Practicar el networking es primordial incluso aunque ya tengamos trabajo. Nunca se sabe cuándo vamos a necesitar un buen contacto o en qué cosas nos pueden ayudar, por eso debemos trabajar nuestras habilidades sociales y cuidar a nuestros contactos.

Sabemos que el panorama parece bastante negro, pero si estamos bien preparados y tenemos ilusión y ganas de trabajar, al final mejorarán las cosas y saldremos adelante.

¡Suerte a tod@s!