Cómo presentar un trabajo académico: citas y bibliografía

Cómo presentar un trabajo académico: citas y bibliografía

Aunque nos parezca un rollo, es muy importante que en nuestros trabajos académicos pongamos bien las citas y la bibliografía. Veamos cómo.

bibliografía

¿Para qué sirven?

Las citas y la bibliografía no solo reconocen la labor de los autores a los que hemos consultado y evitan el plagio, sino que, además, le otorgan credibilidad a nuestro trabajo y permiten que se puedan consultar fácilmente las fuentes que hemos usado para su elaboración. A nuestros profesores les va a gustar que las citas y la bibliografía están presentes en nuestros trabajos de clase.

Citas

Las citas son referencias que hacemos dentro del texto a las fuentes de información y, por eso, deben distinguirse visualmente para que el lector sepa que lo que lee es un texto citado, por ejemplo:  refiriéndose a este tema, el autor Jorge Luís Borges (1959) comentó: “Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca”.

Cualquier cita debe ir entrecomillada o en cursiva, pero no el nombre del autor, sino solo lo que dijo. Si conocemos el dato, debemos poner entre paréntesis el año en el que se hizo la cita. El nombre del autor también puede ir al final, de tal forma que no quede tan interrumpida la redacción, por ejemplo: Si tenemos en cuenta que El hombre es un lobo para el hombre (Thomas Hobbes,1651, Leviatán), entonces debemos entender el derecho penal como…

Bibliografía

Situada al final, la bibliografía es una recopilación que recoge toda la información de las fuentes que hemos usado durante la elaboración del trabajo académico. Por eso es importante que la vayamos haciendo al mismo tiempo que el resto del trabajo: en cuanto usemos alguna cita de algún libro o hagamos referencia a un estudio, la debemos ir apuntando en la bibliografía, porque si lo dejamos para el final, aparte de tener que releer el trabajo para buscar las referencias, es posible que se nos olvide poner alguna.

Si vamos a citar un libro, existen varios criterios, pero la fórmula recomendada es la siguiente:

APELLIDOS, Nombre. Título en cursiva del libro. Lugar de la publicación, editorial, año.

 Si el autor fuera anónimo, se empieza por el título de la novela y luego se pondría “anónimo”.

Puede parecer un poco engorroso al principio, pero en cuanto nos acostumbremos, nos resultará sencillo y muy útil. Y a nuestro profesor le va a gustar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *