Universidad Rey Juan Carlos

La Universidad Rey Juan Carlos es una de las seis universidades públicas de la Comunidad de Madrid. Fue creada en 1996. Cuenta con cuatro campus: Móstoles, Vicálvaro, Alcorcón y Fuenlabrada, así como una Universidad de Mayores y una destacada Fundación. Tiene más de 35.000 alumnos.

Los objetivos de la URJC son adecuar al oferta educativa a la demanda, mejorar la calidad de la enseñanza regional y corregir los desequilibrios territoriales de la Comunidad de Madrid. Todo ello mediante una investigación continua y acuerdos de cooperación activa con empresas e instituciones científicas y culturales que permitan la mejor cualificación y preparación profesional de sus alumnos.

Oferta educativa

La Universidad Rey Juan Carlos  ofrece títulos de grado, dobles grados, grado en habla inglesa, grados semipresenciales, adaptación entre las enseñanzas a extinguir y las nuevas titulaciones, diplomaturas, licenciaturas e ingenierías, másteres universitarios, programas de doctorado, títulos propios, formación continua…

Cuenta con facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales, Ciencias de la Comunicación, Ciencias del Turismo, Ciencias Experimentales y Tecnología, Ingeniería informática y Ciencias de la Salud.

Tu eTítulo en la Universidad Rey Juan Carlos

La Universidad Rey Juan Carlos está enfocada hacia la formación integral con proyección internacional. Para la URJC es prioritaria la inserción laboral de sus titulados, y procura para ello mantener el vínculo con los alumnos formados en sus campus. Los proyectos de cooperación con empresas e instituciones persiguen la inserción laboral. De ahí que la URJC haya decidido ofrecer a sus alumnos la posibilidad de obtener su eTítulo.

El eTítulo permite a los graduados de la URJC enviar su título universitario a cualquier lugar del mundo, con plena validez legal, para aspirar a un puesto de trabajo, opositar o realizar un máster. Está siempre disponible: basta con tener un acceso a Internet.

El eTítulo supone un ahorro económico, de tiempo y de recursos, evita las compulsas o validaciones, desplazamientos, costes… Y su mejor ventaja es que resulta infalsificable.