Cómo reclamar una mala actuación del tribunal de TFG o TFM

21 Oct 2020
Nuestro blog
0 Comment
Cómo reclamar una mala actuación del tribunal de TFG o TFM

Lo normal es que los tribunales estén formados por profesionales y que se comporten con ética, pero si nos toca la manzana podrida, hay que reclamar.

Reclamar

Defensa ante el tribunal

Cuando hagamos la defensa, es muy importante que escuchemos con atención todas las observaciones que nos hace el tribunal e incluso que tomemos nota de ellas para que podamos juzgar objetivamente si debemos reclamar o no.

Antes de empezar un trámite semejante, hay que sentarse un rato y tener una conversación con uno mismo dejando a un lado nuestro ego. En un trabajo de fin de grado o de máster se invierte mucho esfuerzo y cariño y a nadie le gusta ver cómo, tras todo ese esfuerzo, llega un tribunal y nos evalúa negativamente, pero hay que pensar si las críticas recibidas son justas o no.

Si tenemos dudas sobre algo, podemos discutirlo con nuestro tutor o tutora que seguro que nos echará una mano con la decisión.

¿Cuándo se debe reclamar?

El tema de la nota es más una cuestión de cada uno. Debemos ver si la nota que nos han puesto está muy alejada de nuestras expectativas o no y decidir basándonos en si nos merece la pena iniciar el trámite para reclamarla.

Es preciso tener en cuenta que los trabajos de final de ciclo cuentan como una asignatura más en nuestro expediente y, a partir de esto, tomar la decisión.

Pero sí hay ciertas cuestiones que siempre deberían ser reclamadas porque ayudarán a crear una universidad mejor y a que otros alumnos no pasen por lo mismo en el futuro. Estas cuestiones están relacionadas con un abuso de la autoridad del tribunal y es muy raro que se den, porque la mayoría de los profesores trabajan mucho y con una ética profesional intachable, pero en todos los manzanos puede haber alguna fruta podrida. Vamos a ver algunos ejemplos:

1. Cuando alguno o todos los docentes del tribunal demuestran no haberse leído el trabajo

Si nosotros hemos cumplido con nuestra parte al hacerlo, el tribunal debe cumplir con la suya y leerlo para hacer una buena corrección. Si de sus comentarios se deduce que esto no ha pasado, entonces debemos reclamar la nota y exigir que otro tribunal evalúe nuestro trabajo con conocimientos. Para demostrar esto es importante que anotemos sus comentarios y poner en la reclamación cuáles de estos comentarios demuestran esa ausencia de conocimiento al juzgar.

2. Cuando las críticas están fundamentadas en cuestiones ideológicas

Un TFG o TFM debe juzgarse según unos criterios objetivos que se recogen en la normativa académica y que están relacionados con cuestiones formales. La relevancia e interés del tema elegido o la calidad de la redacción y la ortografía también son criterios de evaluación. Lo que no puede ser de ninguna manera una cuestión evaluable es que haya una diferencia de tinte ideológico entre el tribunal y el alumnado. Si los comentarios vertidos por el tribunal adquieren ese cariz, debemos reclamar la nota.

3. Cuando se producen faltas de respeto inadmisibles

Un alumno no puede, bajo ningún concepto, faltar al respeto a ningún miembro del tribunal y viceversa. Si alguno de los miembros que nos evalúa hace comentarios calificativos sobre nosotros, nuestras ideas o nuestro aspecto en tono despectivo, debemos reclamar y denunciar la situación vivida. Algo así es intolerable.

4. Cuando se hacen afirmaciones en nombre de la libertad de cátedra

Como ya vimos en el post que hablaba de los límites a la libertad de cátedra, esta no es una bula papal para hacer o decir lo que se quiera. Si alguno de los comentarios vertidos por el tribunal atentan contra derechos fundamentales, entonces hay que reclamar. Ni comentarios sexistas, ni homófobos, ni racistas están permitidos, lógicamente, pero tampoco lo está que se nos juzgue por un distinto credo religioso,  por la ausencia de él ni por cuestiones mágicas no validadas por la ciencia (cuando son por parte del profesor, ya que un trabajo académico debe tener obligatoriamente validez científica o académica).  Por poner un ejemplo absurdo, si hemos presentado un trabajo de Astronomía y uno de los miembros del tribunal ha perdido la chaveta y nos suspende porque él afirma que la Tierra es plana, entonces debemos reclamar sin lugar a dudas.

¿Cuáles son los trámites para reclamar la nota?

1. Coordinación y registro

Lo primero que debemos hacer (y tenemos muy pocos días para hacerlo desde que se nos notifica la nota del trabajo) es redactar una carta a la coordinadora o coordinador del grado o máster explicando pormenorizadamente los motivos de nuestra queja y solicitando la revisión por un nuevo tribunal. Esta carta debe contener argumentos sólidos y estar muy bien motivada y redactada.

Para que no haya pérdidas o confusiones, esa misma carta debe subirse de forma telemática al registro de la universidad, que nos dará un resguardo de la fecha de entrega.

2. Plazos

Es muy importante que miremos la normativa de nuestra universidad y que tengamos claros todos los pasos y los plazos porque pueden variar (un poco) de unas a otras.

Una vez que se haya recibido la carta, el departamento de coordinación nos dirá si se acepta la reclamación y creará una comisión de reclamaciones formada por tres docentes que evaluarán nuestra queja y la respuesta motivada que debe dar el tribunal original en un plazo de unos tres días. Aproximadamente, cinco días hábiles después, esta comisión debe dar su veredicto.

3. Disconformidad

Si la comisión de reclamaciones se pronuncia a favor del tribunal original (cosa que no es raro que pase), el siguiente trámite es redactar otra carta (aquí hay un plazo más amplio de aproximadamente un mes) dirigida a la rectora o rector de la universidad. En esta carta debemos poner todo lo que pusimos en la anterior y también aquello con lo que discrepemos de la nueva evaluación del tribunal de reclamaciones.

Tras agotar esta vía, lo que nos queda es acudir al defensor universitario. Ahora se debe hacer constar todo el trámite desde el principio y especialmente si se ha generado indefensión del alumno, si no se han cumplido los plazos obligados, etc.

4. Unidad de igualdad

Paralelamente y antes de hacer el escrito en la rectoría, podemos recurrir a la Unidad de Igualdad si durante nuestra presentación, el tribunal hizo comentarios discriminatorios de cualquier índole: sexistas, xenófobos, aporófobos, homófobos, etc.

Una vez hecho todo esto, solo nos queda esperar y desear que alguien nos haga caso.

Paciencia y ánimo

Es, sin duda una actividad frustrante y burocráticamente agotadora que parece diseñada más bien para desanimarnos que para ayudarnos, pero si consideramos que nuestra reclamación es justa, en conciencia, hay que actuar. Y será más fácil si tenemos a nuestros tutores como aliados, por eso es importante consultarlo todo con ellos.

Como decíamos, el tema de subir unos puntos más de nota es algo muy personal y no siempre merece el esfuerzo, pero cuando se reclama algo que tiene que ver con una vulneración de derechos, debemos poner toda la carne en el asador, porque, solo si todos actuamos, se podrán vencer las desigualdades y los abusos de poder. Si no nos salimos con la nuestra, hay que pensar que lo importante es haber marcado un hito en el camino.

Sacarse una carrera y obtener un eTítulo universitario es un gran privilegio y nadie debería enturbiar con injusticias o prejuicios lo que los estudiantes construyen día a día con su esfuerzo. Crear un mundo mejor y una universidad mejor también es un trabajo individual y una responsabilidad de todos los estudiantes.

Fuerza y apoyo a todos los valientes que no se rinden.

 

 

Escrito por  root

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *