¿Por qué si estudio no saco mejores notas?

16 Oct 2019
Nuestro blog
0 Comment
¿Por qué si estudio no saco mejores notas?

Si estudias el mismo tiempo que tus compañeros, pero suspendes o tus notas son peores, lee esto, puede que la solución sea más fácil de lo que imaginas.

notas

Todo se aprende

Hay asignaturas que se atragantan. A todos nos pasa. Pero si tus notas son más bajas que las de tus compañeros o iguales, aunque tú te esfuerzas el doble que ellos, es posible que empieces a dudar de tus propias capacidades y que te desanimes. Sacar un eTítulo universitario requiere esfuerzo y constancia, pero también una buena estrategia.

En la mayoría de los casos no es un problema de falta de inteligencia, capacidad o memoria, sino de falta de técnica. Es, por lo general, una cuestión de estudiar de forma poco eficaz, así que no te desanimes y te pongas a culpar al universo, a la carrera que has escogido o a una maldición ancestral: mejorar el rendimiento y, por lo tanto las notas, tiene solución si corriges algunos malos hábitos.

Evita las distracciones

Lo primero que debes evitar mientras estudias son las distracciones. Cierra el Facebook, deja el móvil en otra habitación, no pongas música y busca un lugar de estudio adecuado. Si tu idea de una jornada de estudio es tirarte en la cama a leer los apuntes por encima mientras suena una lista de reproducción con tus temas favoritos y tus hermanos se gritan, ¿de verdad te extraña sacar malas notas?

Así no hay manera de concentrarse y las horas que pases delante de los apuntes serán horas tiradas a la basura. Si tienes que estudiar, hazlo, no pierdas el tiempo intentándolo porque al final te habrás aburrido un montón para nada. Elimina las distracciones y céntrate. Cuando estés descansando o hayas terminado, ya tendrás tiempo para charlar con tus amigos.

Crea un espacio adecuado

Otro error típico es estudiar en lugares que no estén adaptados para el estudio. Mesas bajas, sillas incómodas, poca luz… Si quieres mejorar tus notas, es necesario que crees un espacio agradable que uses para estudiar, donde puedas aislarte y concentrarte, colgar tus esquemas en la pared, tener espacio para cada asignatura, etc.

Busca un sitio bien iluminado y lo más silencioso posible. Adáptalo a tus necesidades colgando un corcho de la pared, poniendo una buena mesa, archivadores para tener cada cosa en su sitio y, por favor, elige una buena silla que no te destroce la espalda. Es importante que crees por ti mismo un espacio propio donde sepas que podrás concentrarte y que estarás a gusto.

Mejor NO lo dejes para el final

Si hay un error típico es este: dejarlo todo para el último momento y luego pegarnos panzadas a estudiar de doce horas sin levantar la vista de los libros. Si no te organizas y estudias un poquito cada día, lo llevas claro. Tus notas no van a subir por arte de magia. Cuando intentas meterte en tres días el temario de un cuatrimestre, la cosa no puede salir bien. El cerebro tiene límites y cuando, además, coinciden los exámenes muy pegados, es probable que acabes con un cacao mental que se reflejará en las notas. Si quieres ser un buen estudiante, recuerda repasar al menos cinco días a la semana lo que has visto en clase (con una hora o dos al día es más que suficiente). Preparar los exámenes tras haber hecho este pequeño esfuerzo es pan comido.

Mala organización

Otro de los errores comunes es organizarse mal, no planificar el tiempo que requiere cada asignatura, no tener al día los apuntes, no saber en qué día vivimos… ¿Solución? Cómprate una agenda (y úsala) y cuelga un calendario de la pared de tu cuarto donde puedas señalar las fechas de entrega de trabajos o exámenes. Planifica el tiempo que necesitarás para cada materia en plan pesimista, es decir, nada de «esta está tirada y me la aprendo en dos días», sino más bien lo contrario: calcula el tiempo necesario para terminar un trabajo contando con que seguro que surgirán problemas. Así, si todo sale bien, lo tendrás listo antes, pero si falla algo, no habrá problemas con la fecha de entrega.

Que nunca falte material

Libros, apuntes, lecturas obligatorias…, lo debes tener todo y mucho antes de que llegue el momento de preparar los exámenes. Es imprescindible para que puedas hacer tu trabajo diario y que no te veas al final con demasiados textos para leer con los que no contabas o con los apuntes incompletos. Si vas viendo todo el temario según te lo dan, comprobarás cómo suben tus notas.

Prueba otras técnicas de estudio

Puede que la técnica que usas no te funcione bien. Sería un error no probar con otras distintas si las habituales no te funcionan como deberían. A veces, por lo que nos han enseñado desde pequeños, tendemos a leer, subrayar, memorizar e intentar repetir como loros lo que hemos leído. Lógicamente esto no nos funciona a todos y además es la técnica menos eficaz, es decir: requiere más esfuerzo y más tiempo que otras. Prueba con reglas mnemotécnicas para memorizar, con mapas mentales, con asociaciones de ideas para fijar conceptos, con crear tus propios testfichas… Tienes mucho para elegir.

 

Escrito por  root

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *