Cómo presentar un trabajo académico

Cómo presentar un trabajo académico

Con el nuevo plan de estudios nos toca presentar trabajos a tutiplén y con ellos llegan las clásicas dudas: ¿qué interlineado pongo?, ¿margen?, ¿qué tipo de letra escojo? No hay problema: te lo explicamos.

trabajo académico

Hacer una correcta maquetación de un trabajo académico es relativamente sencillo y prácticamente igual para todos los trabajos. Hay profesores que piden unos márgenes determinados, o un tipo de letra concreto, pero por lo general, solo hay que seguir esta estructura:

Portada

No solo es una cuestión estética, que también, sino que la función principal de la portada es que se identifique el tema del trabajo y a su autor, así que hay que incluir el título, nuestro nombre y apellidos, asignatura, curso, grupo, etc. También es una oportunidad para que nuestro trabajo destaque, así que pon a trabajar tu creatividad y que no te dé miedo usar colores o imágenes que diferencien tu trabajo de los del resto.

Márgenes

Necesitamos que el trabajo sea legible y que no resulte agobiante y, para eso, el texto debe tener “aire” alrededor. En los márgenes superior e inferior, debe haber un espacio de 2,54 cm y en los laterales unos 3,5 cm.

Interlineado

El texto debe estar a doble espacio entre líneas y triple cuando haya títulos o imágenes. Cada página no debe tener más de 30 líneas incluyendo las notas a pie de página y mucho ojo con que nos queden líneas sueltas al principio o al final de la página (lo que los tipógrafos llaman líneas «viudas y huérfanas»). Habrá que cuadrar el texto para que no pase.

Numeración

Es importante que las páginas estén numeradas y que esta numeración concuerde con el índice. Los profesores tienen muchos trabajos que corregir y, a veces, no leen todo en profundidad, sino que se van guiando por los contenidos que apuntamos en el índice. Podemos numerar las páginas en el margen superior o inferior del lado derecho y colocar el número a 2,5 cm del borde.

Tipografía

Salvo que nos indiquen algo concreto, debemos usar uno de los tipos clásicos de letra (nada de ponerse gótico ni demasiado artístico), como la Sans, la Times New Roman, la Curier New, etc. Y aunque queramos que el trabajo parezca más largo de lo que realmente es, no debemos sobrepasar el tamaño 12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *