Amplía tu vocabulario de la forma más fácil

Amplía tu vocabulario de la forma más fácil

Aprender vocabulario es fácil y divertido si sabes cómo

vocabulario


La importancia que merece

Dedicar el tiempo a aprender vocabulario parece cosa de frikis que leen el diccionario para luego lucirse utilizando palabras rarísimas que solo entienden ellos y Lázaro Carreter, pero la verdad es que tener un buen vocabulario es mucho más importante de lo que pensamos.

Para que nos hagamos una idea, imaginemos que nos vamos un día a la playa armados con aletas, gafas y tubo; al meternos en el agua, las personas con menos conocimientos (vocabulario), solo verán arena, agua, plantas, peces y cangrejos. Su conocimiento termina ahí y aunque realmente esté viendo más cosas, no sabrá distinguir unas de otras porque no existe aquello que no reconocemos.

Aquellas personas con un conocimiento más amplio verán agua, arena, algas, plantas, peces, estrellas de mar, erizos, esponjas, cangrejos, caracolas, pulpos, sepias, etc.

Y las personas que hayan estudiado más a fondo el mar, al sumergirse, verán agua con o sin corrientes visibles y termoclinas, verán qué tipo de arena tiene la zona y si puede influir en la visibilidad. No verán peces, sino salpas, castañuelas, barracudas, tamboriles, pejesapos, salmonetes, etc. Tampoco verán simplemente plantas, sino posidonia oceánica, algas pardas, euglenas, y cientos más. Observarán distintas especies de equinodermos, sabrán que las estrellas de mar y los erizos son de la misma familia, sabrán que los corales no son plantas, sino colonias de animales que construyen formaciones arbóreas. Verán cefalópodos y sabrán de su inteligencia y de sus fascinantes cambios de color y de textura. El buceador con conocimientos verá cientos de cosas más que harán que su experiencia en el día de playa sea muchísimo más divertida y gratificante que la del que solo veía plantas, peces, agua y arena.

Saber nombrar las cosas hace que las percibamos y, por lo tanto que existan. Por eso, tener un buen vocabulario, no solo sirve para lucirse en un bar o dar conferencias, que también, sino que, fundamentalmente, sirve para construir los cimientos de nuestra inteligencia, ordenar nuestros pensamientos y abrir nuestra mente a cualquier clase de cultura.

Fácil y entretenido

A pesar de lo que pueda parecer, aumentar nuestro vocabulario no es complicado. No hace falta ni siquiera memorizar las palabras que aprendemos: con entenderlas e intentar introducirlas en alguna conversación que tengamos durante el día se nos van a quedar en la cabeza.

Es cierto que habría que tener conversaciones demasiado enrevesadas para poder soltar algunas palabras y que es malísimo para nuestra vida social decir cosas como: La etiología de mi ausencia de este sábado en el botellón es la falta de capital, en lugar de: Pues, tío, paso de ir el sábado a eso porque no tengo pasta ni pa una birra. La cuestión es que hay que ingeniárselas para poder usar el vocabulario que vayamos adquiriendo y a la vez conservar a nuestro amigos, así que quizá lo mejor sea practicar con nuestra abuela que, aunque metamos la gamba, siempre nos podrá reconfortar con unas buenas croquetas.

Además, el ejercicio mental de intentar buscar el momento oportuno para practicar nuestro recién adquirido vocabulario también resultará bastante útil y para nada aburrido.

Métodos lógicos y no masoquistas

Para aumentar el vocabulario no hace falta leerse un diccionario de cabo a rabo, pero sí tener cierta curiosidad y buscar en él las palabras que no entendamos. Leer, como siempre, es lo más importante. Cuando en un texto encontremos una palabra desconocida, hay que apuntarla y buscar después su significado. Con la aplicación de la Real Academia Española para el móvil ya no hay excusa: en el momento en el que surge la duda podemos aclararla. Después, solo tenemos que tratar de introducir el nuevo término en nuestro vocabulario habitual.

Socorridos sinónimos

Cada palabra tiene, por lo general, unos cuantos sinónimos y es muy útil conocer algunos de ellos. No solo van a servir para aumentar nuestro vocabulario, sino que darán variedad a nuestra expresión hablada y sobre todo escrita. Cuando consultemos alguna palabra, ¿por qué no de paso mirar también sus sinónimos?

Las raíces ayudan

Nadie en su sano juicio, y con un cociente intelectual normal, conoce todas las palabras de un idioma, pero con un poco de práctica habrá muchas que podremos adivinar por sus raíces comunes griegas o latinas. Conociendo lo que significan algunas de las raíces más utilizadas en nuestra lengua, vamos a poder deducir o aproximarnos al significado de muchas palabras.
Por ejemplo: sabemos que el prefijo híper significa mucho o elevado y el prefijo hipo, poco o bajo. Que hidro es agua. El prefijo antropo se refiere al ser humano. Sabemos que fobia es miedo, así que cualquier palabra que incorpore fobia sabremos que será miedo a algo. El sufijo itis, por ejemplo, indica inflamación, por eso sabemos lo que significan la pancreatitis, la apendicitis o la amigdalitis. Otro ejemplo es peri, que significa “alrededor de”, y lo usamos en palabras como perímetro, periostio (que es una membrana situada alrededor de los huesos y que lo nutren), periferia…

Si nos aprendemos algunas de estas raíces, sufijos o prefijos nuestro vocabulario se ampliará enormemente.

Empobrecimiento del vocabulario

La verdad es que las conversaciones que mantenemos en el día a día o los programas que vemos en televisión, desgraciadamente, no suelen suponernos un reto intelectual, ni mucho menos. Nuestra expresión oral se va deteriorando, se atrofia o no evoluciona como debería porque usamos siempre las mismas palabras para expresarnos. Y funciona. Sabemos nombrar lo que necesitamos y hacernos entender de forma más o menos correcta. Usamos con el lenguaje una especie de economía de guerra que nos hace ahorrarnos un montón de expresiones y por lo tanto también un montón de conocimientos. Por eso, y también porque estudiar una carrera sin un buen vocabulario va a ser un suplicio en cuando tengamos que leer algún texto académico, deberíamos ponernos a trabajar en nuestro vocabulario cuanto antes.

Palabrotas y muletillas

A pesar de que nos digan que no digamos tacos, que es hablar mal, lo cierto es que las palabrotas enriquecen el vocabulario. Hay sensaciones, expresiones, estados de ánimo, que como mejor se expresan es con un buen taco dicho con el adecuado entusiasmo. El problema es que no son apropiados y pueden hacernos quedar fatal en ciertos contextos (como, por ejemplo, en medio de clase), pero no es que estén mal dichos o sean incorrectos. Forman parte de nuestra cultura. Cada idioma tiene su nutrida colección de palabras soeces, escatológicas y malsonantes que consiguen erizar los pelos de la nuca a más de uno, y si no existe ninguna lengua sin estas palabras, será porque los seres humanos necesitamos, de vez en cuando, defecar figuradamente sobre los progenitores de alguien, traer a colación determinadas partes de la anatomía humana, clamar a los cielos o desear que alguien copule con ciertos animales. No hay problema siempre que sepamos emplearlos adecuadamente y no usarlos bajo ningún concepto en lugares en los que podamos ofender y reuniones familiares o laborales.

Lo que sí supone un gran problema para conseguir un enriquecimiento del vocabulario son las muletillas. Estas, aparentemente inocentes, expresiones consiguen que pasemos de seres inteligentes a amebas en lo que se tarda en decir: o sea, tronco, ¿mi suéter es guay o qué?

Y aunque guay es una palabra tan válida como estupendo, molón, chachi, bonito, hermoso, bello, resultón, vistoso, moderno, precioso, favorecedor y las otras cientos de posibilidades que hay, en el momento que se nos queda en la mente, todo se vuelve guay y dejamos de usar el resto de expresiones que se van atrofiando junto con nuestro cerebro. Y como guay, hay muchísimas otras muletillas que usamos a todas horas y que solo consiguen que acabemos pareciendo bastante menos listos (por decirlo de forma amable) de lo que somos en realidad.

Numerosos estudios han determinado que el aumento de vocabulario también supone un aumento en el cociente intelectual, así que ¡anímate!, ¡solo puedes salir ganando!

35 thoughts on “Amplía tu vocabulario de la forma más fácil

  1. Mar

    Un escrito muy “guay” jjjeeee

    No en serio, lo suscribo. Me ha parecido un escrito
    muy favorecedor! Gracias! 😉

  2. Alexis Bruno

    Esta súper k interesante. Me parece “guay” haber leído este tema…
    Thank you very much…! Me servirá de mucha ayuda…

  3. Marcos Relact

    Este comunicado ha hecho de mi una persona mas pulcra e intelectual
    muchisimas gracias “Amigo” sus palabras han sido tan explosivas y detallas
    que en estos momentos me siento tan orgulloso como satisfecho y regocijado de su
    explenditud.

  4. katiuska mendoza

    Me parece muy interezante; a veces nos hablan con técnicas con palabras enrriquecedoras y nos quedamos en el aire que ni sabemos qué nos dicen.

  5. jose santander

    Buenas tardes, como quiziera conocer todas las palabras con sus sinónimos. Pero eso lo hace la lectura. Muchas gracias por tan interesante enseñanza.
    Saludos.

  6. Pancho

    En lo personal me gusto, a mi me encantaria ampliar mo vocabulario, solo porque me llama la atencion, 🙂 espero poder ????

  7. BLANCA RAMIREZ

    ME PARECIO MUY INTERESANTE ESTE TEMA, BASTANTE ENRIQUECEDOR. FELICIDADES..OJALA EL SISTEMA EDUCATIVO EN MI PAIS..TOMARA COMO PRIORIDAD EL VOCABULARIO..

  8. Mahmoud helaly

    Bueno, primero, gracias por tus esfuerzos. Me he conocido mucho y seguramente yo aploco eso en mi estudio pero siento que no es bastante útil. Por ejemplo, usted ha dicho arriba que tenomos que leer muchony sacar las palabras difíciles y buscar su significado por ejemplo en RAE. Esto es lo que hago siempre desde empecí aprender el español pero uno de los problemas es que no puedo memorizar el vocabulario cuando empiezo hablar.
    ¿Es mejor escribirlas en el cuaderno y leernos siemlre, o practicarlas al conversar?.
    Nota; yo hago los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *